RANQUEL = RANKULCHE =GENTE DE LAS CAÑAS O DE LOS CARRIZALES.

La Pampa.

En abril de 1879 durante la presidencia de Julio A. Roca al mando del Coronel Racedo, cinco divisiones de militares incluyendo  indígenas aliados, avanzaron hacia el sur Argentino y  lanzaron  ofensivas sobre las posiciones indígenas, causando centenares muertes y la captura de grandes caciques  Ranqueles: Pincén, Catriel y Epumer.

Entre julio y agosto de 1879 Racedo fundó en el paraje Echohué en las cercanías de Leubucó, el Fortín Resina, que fue abandonado poco después. El 12 de febrero de 1882 el coronel Ernesto Rodríguez fundó en las cercanías del Fortín Resina el pueblo de Victorica, primera localidad fundada en la actual Provincia de La Pampa. La Nación Ranquel fue la primera en sufrir el genocidio militar de Roca.

En la actualidad la Nación Ranquel en la Provincia de La Pampa está conformada por 22 comunidades con sus correspondientes Lonkos (jefes) distribuidas en  distintas urbanizaciones y parajes. El Lonko mayor del consejo de Lonkos es Pedro Coria de la ciudad de Parera, como uno de los referentes, Daniel Cabral es uno de los hombres más ancianos y lengua parlante vive en la localidad de Santa Isabel, Nazareno Serraino cacique de la comunidad Rosa Moreno Mariqueo en la ciudad de Victorica es lengua parlante y enseña el idioma. Dentro de las costumbres que se recuperan está la cerámica, que si bien se utilizaba para la fabricación de elementos cotidianos con el tiempo se convirtió en un arte, como Juan Carlos Pérez y su pareja  de Santa Rosa que fabrican la cerámica en el patio de su casa.

La situación de las comunidades en sectores urbanizados limita de una manera la posibilidad de realizar algunas actividades que reivindican a las costumbres originarias. La Mayoría de los integrantes en esta situación desarrollan gran parte de su actividad en espacios generados solo para tal fin como es La casa del Consejo de La Nación Ranquel en Santa Rosa que recibe a los hermanos de distintos lugares entre otras actividades como difusión y capacitación. También la comunidad Willi – Antú de la Lonko María Inés Canhué que tiene su territorio retirado de la urbanización de Santa Rosa  donde funciona el CICOR (Centro de Interpretacion Cultura Originaria Ranquel) y donde confluyen los hermanos de las  otras comunidades a compartir y coordinar actividades comunes.

Leuvucó, La Pampa.

Leubucó o Leuvucó (agua que corre) es el nombre de una laguna ubicada al norte de la localidad de Victorica, en el  Departamento Loventué en la Provincia de La Pampa, Argentina. Alrededor de la laguna estaba el mayor asentamiento de ranqueles, se consideraba como su capital ya que fue el lugar más poblado de la región, con unos 8000 habitantes. También estaba de paso por un camino (Rastrillada)  que comunicaba la Provincia de San Luis con Chile. La laguna tenía un ecosistema apropiado para el desarrollo de la flora y fauna autóctona, el clima actual generó la disminución del volumen de agua por lo que solo hay pequeños espejos de agua en pocas temporadas del año.

El Gobierno de la Provincia de La Pampa declaró lugar histórico provincial denominado: Parque Indígena Leubucó a un lote que tiene un mausoleo de madera y metal en forma de pirámide donde se encuentran hoy los restos de Panghitruz Güor («Zorro Cazador de Pumas») el cacique supremo de los ranqueles, descendiente de Painé, conocido con su nombre de cristiano bautizado de Mariano Rosas.

Los restos habían sido profanados de su tumba en Leubucó en enero de 1879 por el coronel Racedo, quien envió el cráneo a Estanislao Zeballos en Buenos Aires, luego al museo de La Plata y fueron depositados en un anaquel en 1889. La ceremonia de restitución comenzó en el museo platense y culminó con su sepultura en Leubucó.

El lugar ha sido elegido como referente de la Nación Ranquel para la celebración del Weñoy Tripantu (año nuevo). Según las costumbres cada  24 de Junio  comienza en este lado del hemisferio durante el solsticio de invierno un ciclo en la naturaleza que determina la época apropiada para la siembra que dará lugar a los alimentos y a las nuevas semillas. La celebración comienza la noche del 23 de Junio con las rogativas (oraciones) alrededor del fuego sagrado esperando la salida del sol junto al Rewe (tronco sagrado) donde se hacen las ofrendas a la tierra devolviendo lo que ella les entregó y esperando buenas cosechas.

Durante el festejo en Leubucó la gente se acerca y participa, respetuosamente sobretodo, familias enteras duermen en la carpa comunitaria que los protege de la helada. Los Kultrunes y Trutrucas (instrumentos) suenan  en los grupos que se reencontraron  luego de un tiempo en lo oscuro del monte cerca del fuego de la parrilla. Autos, camiones cargados con comida y  transportes de turistas hacen multitudinaria la ocasión de reunirse por un motivo común: recordar, celebrar y no olvidar que en ese lugar hubo un pueblo que se llamó Rankulche invadido por el Wingca (blanco) y hoy vive en sus descendientes.

Pin It on Pinterest